Para dar pie a las obras de la presa fue necesario desviar la escorrentía del río, para secar el lugar donde se asentará el complejo hidroeléctrico.

El lunes 18 de abril por la mañana tuvo lugar el acto de inicio de la primera etapa de construcción del Complejo Hidroeléctrico El Tambolar con el desvío de las aguas del río San Juan, obra que se lleva adelante en el marco del Plan de Aprovechamiento Energético Multipropósito encarado por la Provincia.

Encabezó la actividad el gobernador Sergio Uñac, acompañado por el ministro de Obras y Servicios Públicos, Julio Ortiz Andino; el vicepresidente de EPSE, Miguel Gil; la diputada nacional Fabiola Aubone; el vicepresidente primero de la Cámara de Diputados de San Juan, Eduardo Cabello; los intendentes de Ullum, Leopoldo Soler y de Calingasta, Jorge Castañeda; diputados provinciales; el director secretario de ese organismo, Sergio Ruiz; directivos de las empresas ejecutoras: Panedile Argentina SA, SACDE, Sinohydro y Petersen, Thiele y Cruz y demás invitados especiales.

El Proyecto Hidroenérgetico El Tambolar está emplazado sobre el río San Juan, cercano a la localidad de Pachaco, 18,8 kilómetros aguas arriba de la presa Los Caracoles, y promete darle el máximo aprovechamiento al caudal, incorporando 70 nuevos megavatios a la Provincia y al Sistema Interconectado Nacional, entre otros beneficios.

En el comienzo del acto, el gobernador destacó la dimensión de la obra iniciada en la jornada: “Es un trabajo inconmensurable para tapar el cauce, desviarlo y secar la zona donde se va a construir la presa”, explicó.

Continuando, Uñac agregó que la licitación del proyecto fue lograda con un precio “súper competitivo; es una de las obras de mejor precio en todo el contexto nacional, habiendo pocas en desarrollo. También poner en valor lo que ha significado desde ese momento hasta la fecha lo transitado, lo construido, para poder llegar a este día tan importante”, reflexionó.

Durante su discurso, puso de relieve el trabajo conjunto con el EPSE y el esfuerzo de todos los trabajadores para sortear los desafíos que permitieron dar inicio hoy a uno de los hitos más importantes en materia de infraestructura provincial.

En ese sentido, el gobernador mencionó que la Provincia destina el 31% de su presupuesto a la inversión pública, lo que permite que “en San Juan podamos ver obras de infraestructura hidroeléctricas, viales, de salud, deportivas y culturales”.

“Cuando el Estado se ordena y no gasta más de lo que ingresa, y además destina un alto porcentaje a la inversión pública, los sueños de los sanjuaninos empiezan a tener un principio de cumplimiento. Eso estamos construyendo en la Provincia de San Juan, que es una de las más viables en el contexto nacional por la inversión, pero por la intención que tenemos los sanjuaninos de hacer patria y construir la Argentina desde San Juan y desde los departamentos”, enfatizó.

Para finalizar, el gobernador manifestó que “los desafíos colectivos que abrazan a todos los sanjuaninos son más significativos que los desafíos individuales. Debemos seguir construyendo la provincia con el compromiso y aporte de todos”.

Por su parte, Miguel Gil puso el foco en que “es un hito importantísimo la obra El Tambolar. Este aprovechamiento multipropósito empieza a tomar forma. Presenciamos el desvío del rio San Juan, al que veremos por última vez por su cauce natural y empezará a recorrer un túnel dedicado a ello”, concluyó el funcionario.

Más sobre la obra

El Aprovechamiento Multipropósito El Tambolar es una megaobra hidráulica que posibilitará la creación de nuevos puestos de trabajo, servicios, más capacidad de embalse para administrar nuestro bien más preciado y más energía para cien mil casas de familia aproximadamente.

A su vez, también permitirá aumentar el grado de regulación del río San Juan; disminuirá los crecientes riesgos de sequías e inundaciones asociados a la mayor incertidumbre que surge con el cambio climático global; ampliará la superficie cultivada y mejorará la productividad de los terrenos que actualmente se encuentran en producción a través del agua almacenada.

El futuro dique también creará nuevas fuentes laborales durante su segunda etapa de construcción y generará trabajo durante su fase de operaciones a través de la incorporación de actividades recreativas y vinculadas al turismo.

Esta primera etapa de la obra, imponente por sus características, poseerá 2 túneles independientes de sección portal 6.40 metros x 6.80 metros y 6.00metros x 6.00metros de diámetro con ingresos a distintas elevaciones, presa y embalse con volumen total del embalse 605.000 millones de litros, aliviadero, órgano principal de evacuación de excedencias de la presa, vertedero de 111.60 metros, casa de máquinas, turbinas, generadores de 41.20 (MVA) de potencia, 2 transformadores de 42 (MVA) de potencia, estación transformadora y línea de alta tensión en 132 kV que permitirá inyectar la energía generada al Sistema Argentino Interconectado, como algunas de las muestras de la alta tecnología aplicada al complejo.