Luego de que algunos temblores asustaran a las provincias sísmicas de San Juan y Mendoza en Argentina, autoridades del sector en cuestión pidieron a las familias tener un plan de acción en caso de sismo. ¿Cómo sería eso? Región Binacional acudió a las recomendaciones de la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior y Seguridad Pública de Chile, porque, al ser el organismo encargado de la coordinación de la protección civil, han trabajado en un plan de acción familiar que les compartimos a continuación, ya que sirve de referencia también para las familias argentinas que viven en zonas sísmicas y que desconocen qué hacer ante eventos de esa naturaleza.

La seguridad comienza en nuestro hogar. Por eso es importante que la familia esté preparada para reducir los riesgos ante una situación de emergencia. Las familias y cada uno de sus integrantes poseen un rol muy importante en prevención y respuesta en caso de que una emergencia llegue a ocurrir. Es de suma importancia que todos los integrantes de la familia participen en el proceso de elaboración del plan familiar, así todos nos comprometemos con nuestra seguridad y creamos una cultura preventiva desde los más pequeños de la casa. Como primera acción, la familia debe constituirse a modo de Comité de Seguridad Familiar, en el que cada integrante, de acuerdo a su edad y características personales, asume una responsabilidad específica para trabajar sobre los riesgos que vayan identificando.

 

Plan de acción familiar ante sismos

PASO 1: Información del Grupo Familiar.

Elabora un listado con las personas que componen tu grupo familiar, incluyendo a las que presentan dificultad en el desplazamiento, que requieren apoyo de otras personas o ayudas técnicas, tales como bastones, silla de ruedas, andadores, entre otras para realizar la evacuación.

Enumera las cosas que cada uno pueda necesitar, como por ejemplo: alimentos especiales, remedios, silla de rueda, muletas, audífonos, pañales, prótesis, bastón guiador, etc.

Incorpora en este listado la información adicional que creas relevante para una situación de emergencia, como grupo sanguíneo, n° de cédula de identidad y otros.

PASO 2: Identifica y evalúa las amenazas existentes dentro y fuera de la vivienda.

La tarea principal es realizar un reconocimiento del lugar en que vivimos y su entorno. Debemos observar nuestra vivienda y sus condiciones, tomando en cuenta: ubicación, características de la vivienda y comunidad en la que está inserta.

Evaluación dentro de la vivienda: recórrela e identifica posibles amenazas. Revisa el tipo de construcción y materiales utilizados, lugar donde se almacenan materiales peligrosos o inflamables (cloro, pinturas, aerosoles, combustibles), verificar el estado de las instalaciones eléctricas y cañerías de agua y gas, distribución del espacio físico y ubicación de los muebles, pasillos, salidas, etc.

Evaluación fuera de la vivienda: con tu familia recorre el entorno, conversa con tus vecinos e infórmate de las emergencias vividas anteriormente: identifica qué tipo de amenazas podría afectar tu casa, tales como aluviones, inundaciones, sismos, tsunamis, erupciones volcánicas, incendios forestales, accidentes de tránsito, incendios de pastizales, entre otros.

Es muy importante que analices los potenciales riesgos a los que está expuesta tu vivienda producto de su ubicación; también puedes identificar el estado de construcciones aledañas, árboles, líneas de transmisión eléctrica, redes de gas, etc. Si vives en departamento, considera también en esta evaluación las condiciones del edificio, como por ejemplo, iluminación de pasillos y escaleras, ventilación, escaleras de emergencia, ascensores, áreas comunes, entre otras.

PASO 3: Define lugares de protección, zonas de seguridad, punto de encuentro y vías de evacuación en caso de emergencia.

Sobre la base de la pregunta: ¿Qué debemos hacer en caso de..?, el grupo familiar debe identificar al interior de la vivienda aquellos lugares de protección, alejados de peligros; y al exterior de la vivienda reconocer las vías de evacuación (principales y secundarias), las zonas de seguridad y los puntos de encuentro.

Evacuación al exterior de la vivienda:

En el caso de realizar una evacuación hacia zonas seguras predeterminadas por las autoridades o consensuadas anteriormente por la comunidad, deben:

  • Identificar la vía de evacuación más rápida y segura para llegar a la zona de seguridad y practicar el tiempo de recorrido, considerando las características de los niños, niñas, hombres, mujeres y adultos mayores que viven en el hogar.
  • En el caso de tener integrantes en situación de discapacidad o que tengan movilidad reducida y/o dependencia, deben considerar vías de evacuación accesibles que permitan un desplazamiento más eficaz así como los sistemas de apoyos y coordinaciones con vecinos en el caso de ser necesario.
  • En el caso de encontrarse separados de la familia en una evacuación, consideren fijar un lugar de encuentro común, libre de riesgos.

PASO 4: Dibuja un mapa de la vivienda.

Dibuja en familia un plano o mapa simple de tu casa como si estuvieras mirándola desde arriba, identificando todos los sectores de tu casa (comedor, dormitorios, baño, pasillos, escaleras, patio, etc.)

  • Si vives en una zona rural, incorpora en el mapa el terreno en el que está la vivienda y los elementos que allí se encuentran como pozo de agua, letrinas, corral de animales, entre otros.
  • Marca los lugares de protección, vías de evacuación y zonas de peligro dentro del hogar.
  • Dibuja en el mapa el lugar donde se encuentran el tablero de corte de energía eléctrica, las llaves de paso de agua y gas, el Kit de Emergencia, junto con la linterna y la radio a pilas.
  • Marca la ubicación de otros elementos que puedan utilizar en caso de emergencia, como por ejemplo el extintor.
  • No olvides señalar en el plano todas estas zonas con colores y símbolos que les permitan distinguirlas con mayor facilidad. Por ejemplo, para los lugares seguros color verde, zonas de peligro puedes utilizar el color rojo y para rutas de evacuación color azul.
  • Una vez finalizado el mapa, colócalo en un lugar visible para todos.
  • Si la vivienda tiene más de un piso, haz un mapa por cada piso.

Paso 5: Define roles en la emergencia.

Identifica las principales tareas que se deben desarrollar durante una emergencia y establezcan en conjunto quién será responsable de realizarla. Una misma persona puede realizar varias tareas. Si tienes mascotas, define también acciones para su cuidado y protección.

Es muy importante identificar las acciones esenciales a desarrollar durante una emergencia, de acuerdo a las características específicas de cada familia y el lugar en el que vivimos. Por ejemplo, en el caso de ser persona en situación de discapacidad auditiva, identificar y contactar vecinos o familiares que manejen lengua de señas; en el caso de familias que tengan animales (mascotas o animales de producción rural), identificar también acciones para su cuidado o resguardo, con la precaución de no exponer a las personas a una situación de riesgo mayor.

Paso 6: Elabora un directorio de contactos en caso de emergencia.

Debemos tener siempre a mano los números de emergencia. Elabora un listado con los números de los organismos de emergencia e incorpora los contactos de familiares o amigos que puedan ayudar en este tipo de situaciones. Revisa y actualiza regularmente el listado.

Paso 7: Arma tu Kit Básico de Emergencia.

En emergencias mayores puede que no estén disponibles los servicios básicos (agua potable, energía eléctrica, alimentos, etc.) por ello es importante contar con un conjunto de elementos que nos permitan sobrevivir mientras se normaliza la situación de emergencia. Este Kit de Emergencia Básico nos permite estar organizados y preparados para enfrentar una emergencia.

Estos elementos o provisiones casi siempre se encuentran en tu hogar, por lo que te recomendamos que las organices y las tengas en un lugar de fácil acceso en caso de emergencia, y que todos sepan dónde está.

El Kit Básico se debe elaborar de acuerdo a las necesidades de cada familia y a las emergencias más recurrentes. Es recomendable que tu Kit te permita ser autosuficiente por 72 horas, ya que en situaciones de emergencia, tal vez tengas que evacuar la vivienda y la ayuda puede demorar.

De acuerdo a tu realidad puedes elaborar también un Kit Básico de Supervivencia y un Kit para el Auto. Considera las necesidades específicas de hombres y mujeres de acuerdo a su edad, niños y niñas, embarazadas, personas en situación de discapacidad o de movilidad reducida.

¿Qué debe contener el Kit básico de Emergencia?

Kit básico de emergencia en caso de sismo

  • Considera dos litros por persona al día (incluye botellas chicas que son más fáciles de trasladar).
  • Enlatada, barras energéticas y comida deshidratada.
  • Abrelatas manual.
  • Linternas y baterías.
  • Radio portátil con baterías adicionales.
  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Ítemes especiales: Medicamentos, anteojos, etc. (Considera las necesidades de niños, tercera edad y personas con discapacidad).
  • Llaves de repuesto. De tu casa y auto.
  • Dinero en efectivo.

PASO 8: Practica el Plan Familia Preparada.

Una vez elaborado el plan, deberán ponerlo en práctica para identifi­car aquello necesario de mejorar. Si lo requieres, corrígelo y adecúalo. Practícalo cuantas veces sea necesario, así te aseguras que todos en la familia lo conozcan y sepan qué hacer, incluso los más pequeños.

Recuerda practicar el Plan Familia Preparada, no esperes que ocurra una emergencia para probar su efectividad.

 

¿Qué debe contener el Botiquín de primeros auxilios?

En caso de una emergencia, usted o algún integrante de su familia puede sufrir lesiones menores tales como cortaduras, quemaduras, etc. Por ello es necesario que mantenga un botiquín con las siguientes características: amplio, debe contar con espacio suficiente para contener todo el material necesario en forma segura, transportable, impermeable, fácil de limpiar, compacto, identificable (debe decir Botiquín).

El contenido básico sugerido para un Botiquín de primeros auxilios es:

  • Guantes de procedimiento (no estériles).
  • Mascarillas de procedimiento desechables.
  • Tijeras punta roma, pinzas. (Puede ser de uso doméstico).
  • Gasas de distintos tamaños. (La limpieza de heridas deberá realizarse con gasa, no con algodón).
  • Vendas gasa, tela adhesiva, parches curita.
  • Para limpiar heridas, se puede ultlizar suero fisiológico, agua limpia, agua embotellada, agua hervida o agua potable.
  • Termómetro, de preferencia, digital (de mercurio ya no se usan por ser peligrosos si se quiebran).
  • Manual de primeros auxilios.

IMPORTANTE

En el caso de medicamentos en el botiquín se recomienda, mantener un número mínimo de remedios recetados a los miembros de la familia, por ejemplo tener los remedios para la presión que consume todos los días el abuelo.

No deje el botiquín al alcance de los niños.

Se debe procurar revisar periódicamente la fecha de expiración de los productos.

 

Teléfonos para emergencias:

911 – Emergencias

103 – Protección Civil

100 – Bomberos

107 – Emergencias Médicas

 

¿Qué hacemos en caso de un terremoto?

PREPARARSE

Verifica de qué material está construido tu hogar, colegio o lugar de trabajo. En caso de ser adobe o autoconstrucción, debes evacuar inmediatamente durante un sismo.

Identifica lugares de protección sísmica, alejados de ventanas y elementos que puedan caerte encima. Ancla los muebles al piso, los muros o el cielo, para que no se vuelquen durante un sismo.

Identifica dónde están las llaves de paso o cierre del agua, de corte general de gas y el interruptor o fusible general de electricidad y aprende cómo cortarlas.

Elabora un plan familiar, como el detallado anteriormente, que establezca los puntos de encuentro y los roles de cada integrante del hogar. Prepara un Kit de Emergencia.

PROTEGERSE DURANTE UN TERREMOTO

Mantén la calma y ubícate en un lugar de protección sísmica.

Protégete y afírmate debajo de un elemento firme. Si no es posible ubicarte debajo, ubícate junto a él.

Si estás en silla de ruedas, intenta moverte a un lugar de protección sísmica. Si no es posible, frénala y cubre tu cabeza y cuello con tus brazos.

Si estás en la calle, aléjate de los edificios, postes y cables eléctricos.

Si estás en un evento de asistencia masiva, mantén la calma y quédate en tu lugar, protege tu cabeza y cuello con los brazos. Sigue las instrucciones de los encargados de seguridad.

Si vas conduciendo, disminuye la velocidad y con precaución detente en un lugar seguro. Si vas por una autopista urbana, disminuye la velocidad y no te detengas, mantente atento a las condiciones del tránsito, señaliza dirigiéndote a la salida más cercana o acércate a la berma en autopistas rurales.

ACTUAR DESPUÉS DE UN TERREMOTO

Corta los suministros de gas y electricidad. Antes de restablecerlos, asegúrate de que no existan fugas de gas.

Para iluminar usa solo linternas, no utilices velas, fósforos o encendedores, evita provocar chispas que pueden generar una explosión en caso de fuga de gas.

Utiliza mensajes de texto para comunicarte con tu familia y mantente informado con una radio o televisor a pilas y sólo sigue los reportes oficiales.

Si quedas encerrado, mantén la calma, pide auxilio y espera la llegada de los rescatistas.

Si estás atrapado, cúbrete boca y nariz. Evita gritar y da señales dando golpes con algún elemento en la estructura.

Fuente: ONEMI CHILE.