Por diversos motivos, emprendedores y empresarios de la provincia de San Juan, Argentina, que están evaluando radicarse en la Región de Coquimbo, Chile.

Tal es el caso, por ejemplo, de Gustavo Carmona, un empresario sanjuanino que, producto de la pandemia del coronavirus y de otros problemas económicos que se le volvieron crónicos, debió vender sus dos comercios. Y si bien aún mantiene participación en una las sociedades, su pronóstico de la situación general no es precisamente alentador: “Yo siempre comparo al empresario con el caballo de tiro: el caballo de tiro disfruta de lo que hace a pesar del gran esfuerzo. El empresario no hace otra cosa que trabajar, que esforzarse, buscar potenciar sus negocios, y cuando usted tiene un Estado que de lo único por lo que se preocupa es por ampliarle la cantidad de impuestos, ¡bueno! (…) Ahora, cuando llega un momento de crisis por la pandemia, están pensando en agregarle más impuestos al capitalista. Realmente uno se cansa. Yo creo que muchos estamos cansados y agobiados de no ser escuchados”, asegura.

Su opinión es compartida por otros empresarios que, como él, han visto en la opción de cruzar la cordillera e instalarse en la Región de Coquimbo, una posibilidad, no sólo para poder concretar nuevos emprendimientos, sino pensando en una radicación definitiva atendiendo a la imagen de mayor tranquilidad y estabilidad que perciben en La Serena, y en el territorio regional en general.

Otros mientras tanto, especulan con aprovechar las grandes obras que están planificadas para esta zona, como es el Túnel Agua Negra.

Ese es el caso de Luciano Guglielmini, presidente de Solimin, una ferretera industrial que hoy se dedica a la venta de insumos para la minería en su San Juan natal, y que incluso tiene una sucursal en Mendoza. Ahora, con la promesa de construcción de la megaobra del túnel Agua Negra, este empresario sanjuanino decidió subir un escalón más y apostar por invertir directamente en la Región de Coquimbo. La idea, dice, es que cuando se inicien las obras de este proyecto, su empresa pueda abastecerlas de insumos tanto del lado chileno como argentino: “Nosotros somos distribuidores de marcas que son líderes mundiales en al área como 3M de manera de poder abastecer a las empresas que ganen la licitación en uno u otro lado de la cordillera. Por eso, ya hemos empezado con los trámites para arrancar con una sociedad en Chile”, explica.

¿Y por qué en Chile? “Por su seguridad jurídica y económica”, responde. “Valoramos su seguridad económica, y además, estar en Chile es poder estar en contacto con todo el mundo, y poder exportar e importar a todo el mundo, sumado a la certeza jurídica que hay en el país, la estabilidad de su moneda, a diferencia de Argentina. Eso nos motivó a cruzar la cordillera”, afirmó.

Desde la Unión Industrial de San Juan Joven, su presidente, Ricardo Palacios, señaló que el presente de la provincia no dista mucho de la situación general del país, aunque eso sí, reconoce que hoy San Juan cuenta con un desarrollo minero fuerte y existen otros proyectos que permiten al privado poder proyectar nuevas inversiones. No obstante, reconoce que “han habido ciertas problemáticas o desaciertos a la hora de avanzar con la propiedad privada, o la exagerada carga tributaria que tiene el empresario argentino, que termina de alguna manera, fomentando por lo menos, el pensamiento y la intención de instalarse o realizar alguna inversión en el extranjero, en este caso Chile, que por supuesto es el país próximo que tenemos”.

En efecto, Palacios sostiene que tras las provincias argentinas vecinas, Chile es el siguiente mercado en importancia para los empresarios de San Juan y las razones para ello, señala: estabilidad económica, certeza jurídica y una baja inflación.

Es más, asegura, de no mejorar, o al menos, de no variar la situación económica y social de Argentina en los próximos meses o años, no sería exagerado pensar que sea cada vez más alto el número de emprendedores sanjuaninos que vean a la región de Coquimbo como un lugar idóneo para instalarse.

“Sin duda que si las reglas del juego no son claras, las políticas económicas, a nivel macro principalmente, no son las adecuadas, y si seguimos manteniendo un nivel inflacionario tan alto, sin lugar a dudas que van a obligar a pensar las nuevas inversiones en otros países. En este caso, nosotros al estar cerca de Chile, en donde tanto idioma, cercanía, conocimiento del mercado chileno, nos permite apuntar a este mercado. ¡Ni hablar!”, señala el dirigente gremial.

Al analizar dicho fenómeno desde el lado chileno, Luis Valdebenito, coordinador general de la Casa de San Juan en la región de Coquimbo, sostiene que esta coyuntura debe ser vista como una posibilidad para que, tanto la región de Coquimbo como la provincia de San Juan, trabajen la complementariedad y puedan potenciarse, pensando incluso, más allá de los mercados locales, y funcionando como una verdadera región binacional.

“Nuestra ‘biregión’ presenta inmejorables oportunidades para actuar como un solo bloque. San Juan tiene la capacidad de producción que puede multiplicar la oferta regional de productos agrícolas e industriales, pensando en los mercados asiáticos. La Región de Coquimbo debiera ser la plataforma de la proyección de Argentina hacia el Pacífico. El Corredor Bioceánico debe ser la oportunidad de desarrollar nuestra región. Oportunidades de inversión a largo plazo surgen a ambos lados de la cordillera”, señala.

A manera de ejemplo, dice, recientemente se instaló en San Juan una planta procesadora de Pelet de alfalfa, orientado a los mercados chilenos, por lo que las oportunidades, asegura Valdebenito, están servidas. “Solo hay que estar atentos y abiertos”. Por ello a su juicio, la discusión que debiera darse en esta temática, no es lo uno o lo otro, sino “lo uno con lo otro”.

En ese sentido, el coordinador general de la Casa de San Juan, valoró la disposición que ha mostrado el actual intendente Pablo Herman y los consejeros regionales miembros de la Tricomisión Internacional (Alberto Gallardo, Marcelo Castagneto y Carlos Galleguillos) de seguir impulsando diversas medidas de integración.

“San Juan tiene la vocación de integrarse y la Región de Coquimbo también (…). Este es el verdadero desafío para el futuro, cómo logramos tener una presencia corporativa en conjunto como biregión y potenciarla en las diferentes ferias promocionales del mundo”, señaló.

La llegada de argentinos y su apuesta por invertir en la Región de Coquimbo no es nueva. Comenzó hace un par de años en un sector bastante dinámico como es el mercado inmobiliario, apoyado además por una fuerte corriente de familias sanjuaninas que han optado por las costas del Pacífico para tener sus segundas residencias.

Al respecto, Dorlynn Tenorio, gerenta comercial del Grupo Premium Propiedades La Serena explica que el desarrollo y atractivo turístico de la región hace años llama la atención de muchos argentinos que prefieren veranear en la zona. ¿Y qué es lo más les llama la atención, además de la obvia cercanía geográfica? “Los atractivos fundamentales son el desarrollo del país, el cambio monetario, la tranquilidad de la ciudad, la gastronomía y los bellos paisajes que pueden encontrar. Desde el punto de vista inmobiliario, el desarrollo que hemos tenido en la región ha sido fundamental para el aumento de inversionistas argentinos que ven el polo inmobiliario de La Serena y Coquimbo muy al alcance de la mano y con excelentes oportunidades de inversión, ya sea para tener un ingreso extra o bien para tener una segunda vivienda”, subraya la analista y agrega: “Más allá de que la región se vio muy afectada por la crisis social a finales del año pasado. Pero podemos decir que se mantiene estable”, asegura.

Ahora bien, a futuro, y a pesar de los tiempos de incertidumbre y pandemia que vivimos, para la analista Dorlynn Tenorio, el movimiento que existe y ante el nuevo período de activación del mercado inmobiliario, “hacen pensar que por lo menos ese interés se mantendrá vigente en los argentinos y que la decisión pasará única y exclusivamente por la situación de salud de ambos países”.

Fuente: Diario el Día – Chile.