Ante la llegada de posibles visitantes durante la temporada estival, el Gobierno regional de Coquimbo ya afina los últimos detalles de un nuevo plan de acción, que se enfocará principalmente en llevar a cabo un trabajo de búsqueda activa de casos, en puntos de interés turísticos de la región. También, se incrementarán las cuadrillas sanitarias e inspectores.

Se acerca la temporada estival y la Región de Coquimbo ya se prepara para recibir a turistas con la esperanza de reactivar el sector económico, que se ha visto golpeado por la pandemia durante meses. Es por esta razón, que el Gobierno trabaja en nuevas medidas preventivas para evitar la propagación de contagios y mantener a la comunidad segura.

Es así como ya se están afinando los últimos detalles de un nuevo plan que se enfocará en el despliegue de acciones en terreno, donde el objetivo será implementar estrategias como la toma de PCR a trabajadores y turistas del sector costero, en aquellos lugares que presentan aglomeración de público, tales como bares, hoteles, caletas y restaurantes, además de concientizar a la población.

El trabajo posee tres líneas de acción: Educación, Fiscalización y la Búsqueda Activa de Casos, y es una tarea que se realizará en conjunto con los municipios y las gobernaciones provinciales, pues contempla intervenciones en toda la zona.

Al respecto, el intendente de la Región de Coquimbo, Pablo Herman, anunció que “la Fase 4 si bien nos presenta una oportunidad para la reactivación económica, también nos impone un desafío mayor que es el cuidado de la población. Estamos desarrollando junto al Ministerio de Salud una nueva estrategia que nos permita estar más y mejor preparados para el verano”.

Cabe destacar que el plan considera aumentar la dotación de personal que componen las cuadrillas sanitarias, las que hoy están conformadas por ocho personas y se aumentará en 29 integrantes, llegando a un total de 37. Asimismo, se ampliará el número de inspectores sanitarios. Hoy existen 30 y se proyecta llegar a 50 fiscalizadores Covid.

Por su parte, el seremi de Salud, Alejandro García, sostuvo que “habrá un mayor trabajo en terreno. Contrataremos mayor cantidad de funcionarios para reforzar la educación y promoción de la salud y los acompañamientos a diferentes instituciones y controles para verificar que se cumplan las medidas sanitarias. Este refuerzo será un gran aporte para la comunidad y para controlar el coronavirus en esta temporada estival”.

La Búsqueda Activa de Casos (BAC) también es fundamental a criterio de la autoridad sanitaria, es por esto que se están definiendo nuevos puntos para tomar exámenes en los lugares de mayor afluencia de personas, sobre todo en sitios de interés turístico.

Sobre esta estrategia, que se implementará durante la temporada estival, el intendente Herman comenta que “la idea es tener siempre en consideración que la reactivación económica debe darse de la mano con la salud, con la prevención y el autociudado. Por eso pondremos equipos de tomas de muestras en lugares como pubs, restaurantes, hoteles y caletas, para que nuestros visitantes disfruten de la zona, pero con seguridad”.

La labor será ejecutada por el Servicio de Salud y abarcará, además del ámbito turístico, una línea de búsqueda en trabajadores y en actividades deportivas. Así lo señala el director (s) del Servicio de Salud Coquimbo, Edgardo González. “Gracias a esta estrategia (BAC), que comenzamos a realizar durante el mes de julio, y donde en promedio realizamos sobre mil exámenes de PCR diarios, hemos podido identificar un gran número de casos activos de Covid-19. Por ello, ampliaremos esto para llegar a los trabajadores del turismo, gastronomía, hoteles, y también en lugares como el borde costero y valles, que son tan frecuentados en esta época estival, tanto por nuestra comunidad local, como por quienes nos visitan de otras regiones”.

Desde hace algunas semanas, el comercio, turismo y los diferentes servicios están viviendo su reapertura con estrictos protocolos sanitarios, por eso este despliegue posee un enfoque de riesgo y prevención, para así reducir los casos de contagio y para que la comunidad pueda informarse sobre la enfermedad.

Llegada de turistas a la zona

Además del trabajo preventivo en terreno, en materia de promoción turística se está abordando la reactivación con la Corporación Regional de Desarrollo Productivo (CRDP) y Sernatur, quienes entre este mes y los primeros meses del 2021 implementarán una campaña de promoción de visitantes, a fin de que puedan asisitir a la región a disfrutar de todos sus atractivos y de las diversas actividades que existirán, pero cuidando la salud de todos y no arriesgándose a contraer el virus.

Según datos entregados por Sernatur, se puede prever un importante aumento de visitantes en la zona para estos meses, pues hasta la primera quincena de noviembre de este año, existe un 30 % de alojamiento ya reservado y va a la alza. Una cifra que se eleva significativamente en relación a la que se presentó en septiembre 2020, donde se registró un 18% de pernoctación en toda la Región de Coquimbo.

Como menciona la directora regional de Sernatur, Angélica Funes, es muy importante mantener las medidas preventivas en todo momento y más cuando se sale de casa a paseos y viajes en que el riesgo puede existir, pues “para que el turismo realmente sea un aporte a la reactivación no debemos olvidar en mantener los protocolos sanitarios, cada uno de los visitantes y turistas, y también quienes somos residentes de la Región de Coquimbo”.

En la misma línea, los bares, cafeterías y restaurantes hace semanas se encuentran recibiendo a público, pero con diversas medidas preventivas que buscan evitar nuevos contagios. Si bien, aún no logran recuperarse del impacto ocasionado por la pandemia, están expectantes a la llegada de visitantes durante los próximos meses, pues con ello podrán aumentar el flujo de ventas y comenzar a recuperarse.

Es por esto que muchos ya han implementado nuevos sistemas de atención, más espacios al aire libre y menos atenciones en interiores como una forma de entregar mayor seguridad y tranquilidad a los clientes.

Protocolo en playas

Con la llegada de la fase 4 a la zona, muchas personas han decidido salir en familia a pasear a los distintos balnearios de la región. Es bajo este escenario y considerando que el verano facilitará la llegada de más visitantes, es que ya existe un protocolo que regulará la visita a estos espacios.

Una de las principales indicaciones que se definen en el documento es, por ejemplo, que deberá existir una distancia mínima de un metro entre toallas, reposteras y sillas personales.

También los visitantes deberán mantener un distanciamiento físico de cinco metros entre diferentes grupo de personas, existirán demarcaciones y no es obligatorio el uso de mascarillas para aquellos que se encuentren dentro del mar.

Además, se señala que se permite el no utilizar la mascarilla siempre que no se esté en movimiento y mientras se encuentren a dos o más metros de distancia; y en aquellas playas donde exista un control de ingreso, se permite se permite un aforo máximo del 50% de su capacidad total.

A todo esto, se suma la desinfeción obligatoria de superficies como quitasoles y sillas, y el lavado constante de manos y la obligación de portar alcohol gel, papel higiénico y otros elementos higiénicos que no deben ser de uso compartido.

En cuanto a cómo se ejecutarán las fiscalizaciones, serán las brigadas de la Seremi de Salud las que apoyarán esta labor.

También se deberá establecer un coordinador a cargo de implementar y monitorear las medidas, informando su efectividad permanentemente al responsable del servicio.

Asimismo, los encargados de balnearios deberán asegurar el abastecimiento de materiales e insumos para la limpieza e higiene del lugar y protección de funcionarios, colaboradores y usuarios, como también deberán evaluar de forma permanente las medidas aplicadas, corrigiendo falencias, a fin de dar cumplimiento de forma correcta al protocolo establecido.

Quien también se refirió a este proceso de fiscalizaciones es el ministro de Bines Nacionales, Julio Isamit, quien subrayó en que “nuestro mayor desafío para el buen uso de las playas y evitar nuevos rebrotes o contagios en este verano, tiene que ver con el ámbito cultural, con que las medidas de cuidado permeen en las personas para ir a las playas. La solidaridad resulta fundamental para enfrentar de mejor manera el Covid en el país”.

Un centenar de efectivos de Carabineros reforzarán la seguridad durante el verano

La próxima temporada estival ha impuesto no sólo un desafío en materia sanitaria y la reactivación económica, también ha planteado la necesidad de reforzar la seguridad y para ello será fundamental la coordinación entre todos los actores regionales: el Gobierno, las policías, los vecinos, los municipios y la Fiscalía.

Ese es el énfasis que primó durante la última sesión de análisis estadístico del Sistema Táctico Operativo Policial (STOP), en la que, además de analizar los datos delictuales, se adelantó parte del despliegue de Carabineros durante la temporada estival 2020 – 2021.

Al respecto, el Intendente de Coquimbo, Pablo Herman, indicó que “durante el último año hemos visto la importancia del trabajo conjunto entre las comunidades, el gobierno regional y los gobiernos comunales, además de las policías, en el combate contra la delincuencia. El año pasado a esta fecha estábamos en pleno estallido social, con distintos enfrentamientos, saqueos, ataques a locales comerciales y hoy, tras meses complejos de pandemia y algunas comunas en cuarentena, intentamos retomar una nueva normalidad en la que es importante la colaboración para prevenir los delitos en conjunto”.

Y es que la prevención y el combate delictual en la región requerirán de un fortalecimiento significativo, considerando que las 15 comunas se encuentran en fase 4 en el contexto de la pandemia, lo que permite mayor circulación a los delincuentes y, con ello, mayor riesgo de aumento de delitos, como ya se ha visto en el robo de vehículos y robo de especies desde vehículos. Para ello, indicó el Intendente Herman, se reforzará el despliegue territorial y el contacto directo de Carabineros con los vecinos, a través de una mayor dotación de funcionarios para los servicios de la temporada estival.

“Cada año las policías implementan planes especiales para reforzar la seguridad de habitantes y visitantes de nuestra región durante el verano. Este año serán 100 los efectivos de Carabineros que llegarán a la región para cumplir estas funciones, en un contexto diferente y marcado por la pandemia y los esfuerzos por mantener las cifras bajas de contagio por COVID-19”, acotó el Intendente de Coquimbo.

Por su parte, el Jefe de la IV Zona de Carabineros, General Jorge Tobar, enfatizó que “sabemos que este verano será diferente, por toda la contingencia sanitaria que estamos viviendo. En ese sentido, le pido a la comunidad que esté tranquila, porque como Carabineros reforzaremos nuestra presencia, con cerca de 100 efectivos policiales que llegarán a apoyar nuestra labor de resguardo de la seguridad pública y sanitaria de cada uno de los habitantes de la región, y de los turistas que aquí lleguen. Se trata de carabineros que serán destinados a distintos balnearios de la región, para fiscalizar en distintas materias, a lo largo del borde costero”.

La llegada de estos refuerzos, que busca resguardar la seguridad pública y sanitaria, se darán en dos grupos, a partir del 4 de enero y permanecerán prestando apoyo a las diferentes comunas hasta principios de marzo del próximo año.

Fuente: Diario el Día – Chile.