Para el alcalde de La Serena, Roberto Jacob, el ingreso “desmedido” de visitantes puede incidir en un mayor alza de contagios por coronavirus. Desde el Gobierno aseguran que los permisos de vacaciones permiten ordenar la movilidad de las personas durante esta época estival. Y desde el gremio turístico proponen aumentar la pesquisa activa de casos e insistir en las medidas de autocuidado.

Lo cierto es que son kilométricas las filas de vehículos que se pudieron observar en la aduana sanitaria de Pichidangui esta semana, generando preocupación en algunas personas que ante la llegada de nuevos turistas, estiman que esto podría incidir en un eventual aumento de contagios por coronavirus a nivel local.

Y es que pese a que las comunas de Coquimbo y La Serena se hayan en Fase 2 del Plan Paso a Paso –lo que equivale a cuarentenas los fines de semana– ello no fue obstáculo para que gran cantidad de chilenos sigan eligiendo a la conurbación como su principal destino de vacaciones.

Así lo indican de hecho, los números de la Comisaría Virtual: desde el 4 de enero hasta este martes 2 de febrero, las solicitudes de permisos de vacaciones sumaban 81.145 para Coquimbo, 53.453 para La Serena, 5.882 para Ovalle, y 3.522 para Vicuña. A nivel general, los permisos solicitados durante dicho periodo para visitar la región suman 191.097, lo que equivale al 10,9% del total nacional.

Estas cifras consolidan a la zona como la tercera en preferencias de los turistas nacionales, sólo superada por Valparaíso y la Región Metropolitana.

Las mismas cifras entregadas por la Comisaría Virtual dan a conocer además, otros interesantes datos: por ejemplo, los días en que se registró la mayor cantidad de solicitudes de permisos para cada comuna. Para Coquimbo y La Serena, ese día fue el 18 de enero pasado, con 4.523 y 3.754 permisos solicitados respectivamente, en apenas 24 horas.

El alcalde de La Serena, Roberto Jacob, calificó de “desmedida” la llegada de visitantes y advirtió que producto de esta ola de arribos a la región, ésta podría entrar a cuarentena “y el turismo también se afectará. Reitero, escuchen a los alcaldes: regulen el permiso de vacaciones”, finalizó.

En ese sentido, el alcalde de La Serena hizo un llamado al Gobierno a “hacer las cosas bien planificadas”, en cuanto a establecer regulaciones claras al momento de solicitar los permisos de vacaciones. Y si bien reconoció la delicada situación que vive la actividad turística el día de hoy, Jacob aseguró que, de no tomarse acciones ahora, se podría llegar a una situación en donde el mismo turismo pudiera verse perjudicado.

“Estoy de acuerdo que hay que sopesar el turismo, la gente necesita trabajar, todo de acuerdo. Pero si hay cuarentena esto se pierde sí o sí, y pierden todos”, afirmó. El edil indica que hasta ahora, en Fase 2, la actividad ha podido seguir funcionando, pero en caso de caer en cuarentena, eso ya no va a ser posible. “Se acaba definitivamente, y terminamos un verano que lo habíamos empezado medianamente bien, absolutamente en cero”, declaró. Para peor, dice, la región tendría que sobrellevar un eventual aumento de personas contagiadas de las que además, se desconocería el lugar en donde contrajeron la enfermedad, “porque no se ha hecho el famoso PCR, que lo venimos pidiendo hace meses a la gente que viene a veranear a La Serena, con un plazo de 72 horas antes, y que se lo haga en el lugar de origen. Nadie hoy puede decir si viene o no gente asintomática, que son de hecho, los que más contagian”, aseguró la primera autoridad comunal.

La visión del alcalde Roberto Jacob respecto a implementar eventuales restricciones al permiso de vacaciones no fue especialmente compartida por diversos actores ligados al mundo del turismo. En primer lugar, la directora regional de Sernatur, Angélica Funes, rebatió los dichos de Jacob al asegurar que el permiso de vacaciones es un documento “que sigue las recomendaciones del Consejo Asesor y da certezas al ordenar la movilidad de los turistas durante la temporada estival”.

El presidente de Hotelga IV Región, Marcos Carrasco, rechazó la idea de que el alza de contagios está motivada por la llegada de turistas a la región, señalando que los focos de la enfermedad están dentro de la región. “Por lo que sabemos, estos contagios son, lamentablemente, provocados o se han visto aumentados a nivel local y de forma intra hogar. Por lo tanto, castigar o fustigar al sector del turismo, resulta la verdad, muy duro para nosotros, y más que se tomen medidas como estas”, afirmó. El dirigente del gremio hotelero y gastronómico cuestionó incluso, al edil serenense, señalando que sería “muy importante preguntarle al alcalde Jacob si él efectivamente, tiene antecedentes de que los turistas son los que han provocado este aumento de contagios”, criticando de paso, la ausencia de control que, a su juicio, hubo por parte del municipio, en el área céntrica de la ciudad en el mes de diciembre, permitiendo el descontrol del comercio ambulante y por ende, del riesgo de contagios.

En ese sentido, la presidenta de la Cámara Regional de Turismo, Laura Cerda, reconoció que las restricciones que imponen la Fase 2, tanto en la atención de los locales turísticos y gastronómicos, así como las cuarentenas los fines de semana, traen consigo complicaciones de operatividad, de movilidad y funcionamiento. “Entendemos que estamos en un estado de excepción, pero como sea que sea, nosotros estamos poniendo todo el esfuerzo para poder seguir funcionando, y estamos permanente ocupados de alinearnos con las medidas en la comprensión del contexto de pandemia”, señaló.

La dirigente gremial señaló que como sector, lo único que solicitan es “poder seguir trabajando coherentemente y en equilibrio con todas las realidades”. En efecto, el presidente de Hotelga, Marcos Carrasco, aseguró que la tarea es establecer “un balance entre la parte económica y la parte sanitaria, porque debemos recordar que esta época del año para nosotros es tremendamente importante, producto de todo el movimiento de turistas que llega a la zona”. Así, propone que un camino a seguir sería aumentar la pesquisa de casos activos, poniendo a disposición test PCR a todas las personas, con o sin síntomas, y sobre todo “seguir promoviendo el autocuidado entre las personas, y de esa manera, poder conciliar de alguna manera, la parte sanitaria y económica”.

Consultado sobre la opinión de su par serenense, Marcelo Pereira, alcalde de Coquimbo –la comuna con más solicitudes de permisos de vacaciones en el país- prefirió tomar distancia en cuanto a establecer una eventual regulación a los permisos de vacaciones y, por el contrario, es de la idea de generar conciencia para “aprender a convivir con el virus”.

Ello, por el efecto económico que podría generar en la región un endurecimiento de las medidas respecto al turismo. “En un momento, cuando se planteó el permiso de vacaciones, creo que todos los puntos se podrían ir evaluando a medida que va pasando el tiempo. Sin embargo, creo que llegamos a un momento en que ya no podemos hablar solamente del Covid sin hablar del problema socioeconómico”, señaló el edil.

En ese sentido, la autoridad explicó que independientemente que se cierren las puertas al turismo, el retroceso a cuarentena va a depender de la evolución natural de los contagios, ante lo cual, dice, es necesario fortalecer todas aquellas medidas preventivas que permitan justamente, evitar un alza de éstos.

El problema, a su juicio, es que el problema económico se generaría de todas formas. “Cuando un padre o una madre de familia no tiene que echarle a la olla va a salir igual, estando en Fase 1 o no, y sin medidas de protección. A estas alturas ya estamos en un punto de no retorno, por lo que es necesario enfocarnos en fortalecer todas aquellas medidas y acciones que impliquen prevención”, afirmó.

Fuente: Diario el Día – Chile.