Fuente y Fotografía: Diario El Día (Chile).

El padre Felipe Herrera, director del área de Comunicaciones de la Comisión Nacional de la visita del Santo Padre a Chile, sostuvo que se trata de una buena oportunidad de reencantar a los chilenos con la fe.

“Mi paz les doy” es el lema de la visita del papa Francisco a Chile que se concretará desde el 15 al 18 de enero. A juicio del padre Felipe Herrera, director del área de Comunicaciones de la Comisión Nacional de la visita del sumo pontífice, lo que busca lograr el vicario de Cristo es aunar posiciones en torno a este viaje. “El papa viene a ver a Chile y no sólo al católico. Es un pastor universal, porque el mensaje del Evangelio está abierto para todos, ya que muchas personas están en situaciones de soledad, abandono y desapego de la sociedad. Mucha gente se siente excluida, porque sostienen que han sido discriminados”, comentó.

A su juicio, lo más importante es ir preparándose porque hace 30 años, cuando vino el Papa Juan Pablo II, Chile era un país distinto, con gente igual de maravillosa, pero había otro contexto social y político. “Había mucha necesidad de expresarse y también una mayor adhesión a la iglesia Católica y a las diversas instituciones de la sociedad. Había una cultura más comunitaria y menos individualista, porque hoy se nota que hay una fractura a nivel social y se han debilitado las confianzas. Y el Papa, desde el día uno, plantea la necesidad de fomentar el encuentro entre las personas. Por eso es bueno que los chilenos nos vayamos entusiasmando”, indicó el Padre.

RETOMANDO LAS CONFIANZAS.

Respecto de los casos de abusos que algunos miembros de la Iglesia han cometido, principalmente con menores de edad, Herrera sostiene que “incluso desde la época de Juan Pablo II, se tomó la fuerte determinación de que no haya espacio para aquellos que abusan sobre todo de los menores. La Iglesia ha ido haciendo un camino de aprendizaje no sólo en acompañar y sanar a quienes resultaron afectados por estas situaciones que son absolutamente condenables”, comentó el sacerdote, en vistas de recuperar la cercanía con la comunidad.

VIGENCIA

Si bien es cierto que la crisis de credibilidad de las instituciones también ha alcanzado a la Iglesia Católica, no es menos importante destacar que la acción social de la Iglesia Católica está vigente, a juicio del padre Felipe Herrera, en las pequeñas comunidades.

“Yo he trabajado en Qulicura y no damos abasto en el trabajo que estamos realizando con el otro sacerdote, más aún cuando nos han llegado gran cantidad de personas desde distintas partes del mundo. Por lo mismo, la visita del papa Francisco nos desafía a renovar las confianzas, más que para sacar cálculos de que somos más o que somos menos los católicos”, recalcó.

Cuando faltan sólo cerca de 60 días para la visita Papal, continúan los preparativos de cara a esta instancia. “Sabemos que estará en Santiago, Temuco e Iquique, eso es lo primordial. Pero el programa ya está a disposición de los fieles (ver recuadro). En diciembre distribuiremos las entradas a los diferentes eventos a través de internet, también en las parroquias y en los colegios. Que quede claro: todas las entradas son absolutamente gratuitas”.

ACERCAMIENTO CON LA COMUNIDAD

Respecto de su experiencia particular con el Papa Francisco, el padre Felipe Herrera estuvo durante tres años estudiando en Roma, y tuvo la oportunidad de ver muy cerca al Sumo Pontífice, pero no pudo conversar con él en forma directa.

“De todas formas, te puedo asegurar que el Papa llena todos los espacios. Entra en un lugar y se produce un silencio impresionante, porque es el vicario de Cristo y su continuador en la tierra. Y en esta coyuntura, cuando en nuestro país las heridas son sociales, el mensaje de la cultura del encuentro puede ser muy positivo para nuestra tierra”, indicó.

En el caso del Papa Francisco, Chile cuenta con una cercanía evidente desde el punto de vista geográfico. “El papa tiene una jerga propia. De hecho, en los próximos días vamos a distribuir un diccionario de bergoglismos, las que son propias de Jorge Mario Bergoglio, como “mojá la camiseta”, “pateá para adelante”, “mojá la remera”, que dice relación con sudar la camiseta por el Evangelio”, subrayó.

EL VIAJE

Según detalló la comisión que organiza la visita de Jorge Bergoglio, el pontífice arribará a Santiago a las 20:10 horas del 15 de enero, donde se realizará una ceremonia de bienvenida encabezada por la Presidenta Michelle Bachelet.

Luego de este primer encuentro, el papa partirá hacia la Nunciatura donde alojará y retomará su agenda al día siguiente.

El 16 de enero, el papa Francisco tiene previsto una serie de actividades que incluyen una visita a La Moneda, al santuario del Padre Alberto Hurtado, irá también a la Catedral Metropolitana y oficiará su primera misa en el Parque O’Higgins, a las 16:00 horas.

Al día siguiente, el papa Francisco viajará a Temuco donde presidirá la Misa por el progreso de los pueblos.

Luego de su paso por Temuco, Francisco I volverá a la capital donde visitará la Universidad Católica. Asimismo tiene previsto un encuentro litúrgico con los jóvenes en el Santuario Nacional de Maipú.

El jueves, el papa Francisco viajará a Iquique donde tendrá un encuentro masivo con los peregrinos en la Misa por Nuestra Señora del Carmen, en el sector de Playa Lobito.

Fuente y Fotografía: Diario El Día (Chile).