Fuente: Diario La Región de Coquimbo (Chile).

Durante última sesión del CORE se aprobó un proyecto de pre-factibilidad y su financiamiento para evaluar diversas opciones de conectividad y así no afectar ni deteriorar el Valle de Elqui una vez construido y habilitado el Túnel de Agua Negra.

Serán alrededor de 10 años los que se demorará el Túnel de Agua Negra en estar habilitado y listo para su uso. Este proyecto binacional permitirá la conexión permanente y directa entre la Región de Coquimbo y la provincia de San Juan en Argentina. Dicha conexión contribuirá a mejorar los flujos comerciales, de personas y de nuevas oportunidades y mercados y en ese sentido se vuelve necesario potenciar el intercambio comercial entre los países del Corredor Bioceánico Coquimbo Porto-Alegre, es decir, Argentina, Brasil y Chile.

Es por eso que en la jornada de ayer, el Gobierno Regional de Coquimbo mantuvo una extensa reunión con la prensa de la región para dar a conocer los resultados del proyecto del «Fortalecimiento Económico del Corredor Bioceánico Central (CBC) Coquimbo – Porto Alegre» a cargo de la Universidad Católica del Norte y donde se establece la apertura económica y la identificación de nuevas oportunidades que se derivarán de la apertura del Túnel de Agua Negra.

Sin embargo, un proyecto de dichas características repercute en el medioambiente, la naturaleza y las localidades del sector y esa es una de las principales preocupaciones de quienes habitan el Valle de Elqui, ya que el paso constante de camiones podría deteriorar el entorno y la calidad de vida de las comunidades, entre otros aspectos.

“El alcalde de Vicuña planteó cómo un túnel genera deterioro ambiental en otros factores relevantes de la región, por ejemplo, el Valle de Elqui, al poner a bajar una cantidad X de camiones por el valle, lo que favorece el túnel pero deteriora desde el punto de vista del turismo. Por eso es que le hice un planteamiento al Consejo Regional para la aprobación de un estudio que también está financiado con el MOP para ver desde donde podría hacerse un bypass, que puede ser hacia el norte con conexión a la ruta para que los camiones no pasen y no destrocen el Valle de Elqui» indicó el Intendente de la Región de Coquimbo, Claudio Ibáñez.

La máxima autoridad regional señaló que no se trataba de una postura ambientalista, sino de cómo se logra un desarrollo sostenible donde convivan las actividades productivas con la preservación de lugares patrimoniales, como es el caso del Valle de Elqui.

A raíz de este tema es que en el último Consejo Regional, se aprobaron los recursos para el proyecto de pre-factibilidad para la construcción de una interconexión vial entre la ruta D41 y el borde costero de la provincia de Elqui, es decir, el puerto de Coquimbo.

“Ese es el objetivo de mirar un bypass para un punto de la bajada de los camiones haya una salida, una conexión y eso lo aprobó en el último Consejo, la voluntad de financiar eso, un aspecto muy importante también para lo que es administración porque de alguna manera plantea alternativas que sean viables y que al final generarían empleo, tal como la ruta D43, la ruta que conecta La Serena- Vallenar, un bypass además genera empleo y ayuda a dinamizar la economía”

Dicho proyecto tiene un costo total de $1.241 millones de pesos y estaría financiado en un 70% por el Gobierno Regional y en un 30% por el Ministerio de Obras Públicas.

“Hemos aprobado una voluntad política porque todavía no tenemos el proyecto recomendado satisfactoriamente, pero es necesario contar con la disposición del Consejo Regional para iniciar el estudio de pre-factibilidad que nos permita, cuando se construya el túnel, tener prevista la protección del valle”, afirmó el presidente del CORE, Eduardo Alcayaga.

Este estudio permitirá saber cuál es la mejor alternativa de interconexión vial para la construcción del bypass.
Se trata de dos propuestas presentadas por la Seremi de Obras Públicas, Mirtha Meléndez, las que partirían desde la localidad de Chapilca.

La Alternativa Norte: Chapilca- Bocalemu -ruta 215 que conduce a Marqueza- Viñita Baja-Viñita Alta – Almirante Latorre -ruta 295 que conduce a Punta Colorada para salir a Ruta 5. Esta alternativa registra 146 kilómetros.

La alternativa Sur se inicia en Chapilca, empalma con ruta 215 -Marqueza-Viñita Baja- Viñita Alta, baja por ruta 215, cruza la ruta 41, empalma en Quebrada de Talca, sigue por camino hacia El Mollaco- El Peñón- Tambillos-Tongoycillo y rompe en Ruta 5. Registra 136 kilómetros.

No obstante, el estudio podría determinar una mejor opción o modificaciones a las alternativas propuestas, es por eso que se hace necesario contar con el financiamiento de este proyecto de pre-factibilidad con el fin de desarrollar un crecimiento sustentable y que no baje la calidad de vida de un sector turístico que además se caracteriza por la conservación de la naturaleza y su tranquilidad.

Fuente: Diario La Región de Coquimbo (Chile).